Hola bonita,

 

Hoy vengo a hablarte de paciencia y de esa sutil, pero importantísima diferencia que existe entre ser paciente y ser pasivo.

La persona paciente es aquella que sabe esperar con calma y/o actuar de un modo adecuado cuando está en una situación estresante o desagradable para ella.

Disfruta de ese momento, sin crear en su mente pensamientos negativos que le hagan subir sus niveles de estrés y toma decisiones acertadas para el momento que está viviendo.

Quien es paciente hace planes y se pone metas, para ser un agente activo durante el cambio.

Es consciente de que las cosas están en sus manos, pero actúa con sosiego.

¿Quieres recibir los ejercicios prácticos de los artículos que vaya publicando?

Suscríbete AQUÍ y, además, de regalo mi Ebook “Los cuatro pensamientos que peor te hacen sentir y como cambiarlos”.

Vamos a ver un par de ejemplos:

María es mamá de un niño pequeño. Su hijo está en una edad en la que todavía no comprende muchas cosas, por eso de vez en cuando tiene rabietas y llantos, que producen ansiedad a María y minan su paciencia.

Pero ella no quiere perder la paciencia con su pequeño, así que decide buscar soluciones que poder aplicar en estos momentos difíciles.

Decide prestarle atención y explicarle las cosas con cautela, ponerse en el lugar del niño e intentar averiguar qué es lo que necesita.

 

El ejemplo de María es una situación común, lo que María decidió no quiere decir que sea la única solución, ni la perfecta. Simplemente quiero hacerte ver como María no se quedo cruzada de brazos esperando a que las cosas cambiaran poco a poco, sin hacer ella nada.

Otro ejemplo:

Patricia ha sido intervenida en una operación quirúrgica. Ahora se siente inútil. Ya no puede hacer todo lo que hacía antes y eso le pone al límite de su paciencia.

Ella es una persona activa y paciente, por esa razón decide tomar parte en el asunto. Es consciente de que necesita un tiempo de recuperación, pero eso no quiere decir que sea un tiempo para amargarse.

Comienza a cuidarse, porque sabe que le ayudará a recuperarse más rápidamente.

Mientras que está en reposo busca recetas fáciles, que puedan cocinar en casa para llevar una buena alimentación y de camino, ayuda con la organización de las comidas. Consulta a su médico sobre el ejercicio y los movimientos que puede hacer, que le ayuden a recuperarse y no le causen ningún daño.

Realiza algunos de los hobbies que tenía abandonados por falta de tiempo, esos que le hacian sentir bien y no había podido seguir practicando (como la lectura, la pintura, la costura, los crucigramas, …).

 

Después de estos ejemplos seguro que eres capaz de explicarme que es ser pasivo, pero para que no te quede ninguna duda te lo voy a aclarar yo.

Ser pasivo, implica quedarse esperando a que las cosas cambien.

La persona pasiva no está de una manera dinámica en la situación, sino que es simple espectador que ve como acontece algo desagradable para él/ella.

Se limita a observar sin conducir la situación, esperando que se solucione por si sola o que venga alguien a reparar el asunto.

Considera que los cambios no están en sus manos y por eso quiere que otros acaben con el problema.

La persona pasiva no sabe a donde le llevara la situación estresante, él/ella simplemente espera.

 

Vamos a ver los ejemplos de arriba en una persona pasiva:

María, que es mamá de un niño muy inquieto y no quiere perder los nervios, ha decidido que va a dejar que haga lo que quiera.

Ella simplemente estará allí para controlar que el niño no se haga daño.

Mientras que el pequeño tiene una rabieta, ella se limita a observarlo y esperar a que se le pase.

Espera que con el tiempo cambie y deje de tener rabietas.

 

En el otro ejemplo:

Patricia, que esta convaleciente después de una operación, ha decidido que va a esperar a que todo se soluciones por sí solo.

Mientras tanto, los demás podrán cuidarla y tener todas las cosas necesarias para que ella se encuentre bien.

Las secuelas de la operación se curarán cuando se tengan que curar, ella por el momento está todo el día viendo la televisión o durmiendo.

 

Muchos de mis artículos tienen un pequeño ejercicio práctico asociado, para que entiendas mejor lo aprendido y lo apliques a tu vida diaria.

Esos ejercicios los envío exclusivamente a las suscriptoras de mi web. El ejercicio de este post lo enviaré el próximo viernes 15/06/2018.

Para recibirlo en tu correo electrónico, no te olvides de suscribirte antes de esa fecha.

Si lo haces después de la fecha, recibirás los próximos ejercicios.

 

Un abrazo fuerte, nos vemos en el próximo post.

 

¿Quieres recibir los ejercicios prácticos de los artículos que vaya publicando?

Suscríbete AQUÍ y, además, de regalo mi Ebook “Los cuatro pensamientos que peor te hacen sentir y como cambiarlos”.

 

¿No tienes tiempo para leer el post? ¿Prefieres escucharlo en otro momento?
Pues aquí tienes el Audio.

 

 

¿Qué te ha parecido el post? ¿Te ha quedado clara la diferencia entre Paciente y pasivo?
Espero tus comentarios y aportaciones y si te ha gustado, compártelo con otras personas a las que les pueda ayudar.

Sigue aprendiendo:

Pin It on Pinterest